Aprendo con La Calesa

Especialistas en materiales de refuerzo educativo

EL REPARTO IGUALATORIO Y SU IMPORTANCIA.

Me han llegado observaciones y sugerencias respecto a la operación de reparto igualatorio y, específicamente, si la misma no es sino la repetición más o menos disfrazada de las que integran procesos de igualación: resta en escalera ascendente y resta en escalera descendente. Creemos que no, y además pensamos que cumple una función importante de cierre de la estructura aditiva. Dada la novedad del planteamiento, no viene mal que hagamos algunas precisiones, y para que todos nos hagamos una buena composición de lugar, es bueno visionar el vídeo contenido en el siguiente enlace, en el que a esa operación aún la llamábamos “Compensar”.

Enlace=>  Compensar

 

La operación de compensar no implica situaciones de igualación tal y como estas están definidas en la bibliografía al uso. En una situación de igualación, una de las cantidades permanece fija, mientras que es la otra la que experimenta variaciones. En el caso de la compensación, ambas cantidades experimentan cambios y de un tipo muy peculiar: son simultáneos e inversos. Es verdad que se han de igualar las cantidades, pero no se sabe en qué momento se va a producir esta igualación. Es más, averiguarlo es el paso previo para la solución de la operación.

 

En realidad, la operación de compensar es una suma truncada o interrumpida. Pero es una suma diferente, pues presenta, respecto al concepto tradicional, dos diferencias fundamentales. La primera es que en una suma de dos sumandos se va añadiendo uno de ellos al otro, hasta que se agota o desaparece el que se va añadiendo. En el caso de la compensación, el proceso es idéntico, pero sólo hasta que ambos sumandos alcanzan el mismo cardinal. La segunda es que, mientras en la suma el resultado final es el cardinal del sumando al que se ha acumulado el otro, en la operación de compensar el resultado final puede ser ese si es el que se pide, pero también puede ser la suma de las agregaciones que se han realizado hasta que se ha alcanzado la igualdad entre ambos sumandos. O dicho de otra manera: tenemos dos soluciones.

 

Pongamos un ejemplo para aclarar lo explicado. En el caso de una adición  simple, como puede ser 68+42, se sigue un proceso como el que explicamos. En esencia, se irán acumulando los 42 elementos del segundo sumando en el primero. Se hará hasta que se agote el sumando 42, y el resultado será lo que resulte de tal acumulación (110). En el caso de la operación de reparto igualatorio, se hace trasvase siempre desde el mayor al menor, y sólo hasta que se igualan ambos sumandos. En este caso, cuando se traspasan 13, ambos sumandos quedan en 55. El resultado puede ser tanto la igualación como la parte del sumando mayor que se ha traspasado al menor (13).

 

La operación de reparto igualatorio puede subsumir en un solo paso o etapa hasta un problema, con el enfoque tradicional, de dos o tres operaciones. Se corresponderían con los correspondientes a la categoría semántica de “Compartir el todo”, según la terminología de Nesher y Herskovitz. Normalmente hay dos vías alternativas para su resolución. La más general es la suma de las cantidades iniciales y la posterior división por dos para hallar el punto de igualdad. A partir de ahí, se detrae esa cantidad del sumando mayor para averiguar el cardinal del traspaso. En el ejemplo que venimos usando sería: 68+42= 110; 110: 2= 55; 68-55=13. Trece hay que pasar a 42 y de este modo ambas cantidades se igualan a 45. La segunda es más rápida, más difícil de conceptualizar y tiene más complicada aplicación cuando se trate de compensar en el caso de que hubiera tres sujetos o más. En el mismo ejemplo: primero se establece la diferencia (68-42=26) y luego esa diferencia se divide entre dos (26:2=13). Se obtiene así directamente el resultado si es que solo se pregunta por lo que se pasa de una parte a la otra. Si además se quiere saber la cantidad final de cada parte, hay que añadir otra operación. En cualquier caso es un problema difícil. Nótese que es de los pocos que ofrece sólo dos datos y, sin embargo, puede comprender hasta tres operaciones.

 

¿Cuál es nuestro propósito al introducir esta nueva operación? No, desde luego, que resuelvan los alumnos las compensaciones por ensayo y error. Pero sí que, antes de abordar la solución aritmética, entiendan conceptualmente qué significa la compensación, qué características tiene y cómo pueden desarrollar una capacidad estimativa que les ahorre los cálculos cuando la precisión que se les exija lo permita.

 

Para terminar, les invitamos a ver el vídeo que recogió la primea operación de reparto igualatorio.

Enlace=>  Reparto Igualatorio

 

Por Jaime Martínez Montero.

Inspector de Educación. 

Esta entrada ha sido publicada en Competencia matemática, General, Ideas y etiquetada , , , , , , . Permalink.| Fecha por Jaime Martínez Montero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

También puedes seguirnos en:
Twitter Facebook Flickr Youtube
Suscríbrete a nuestro RSS

EDITORIAL LA CALESA, PTB, Juan de Herrera, 26 - 47151 BOECILLO - Valladolid - España * TELÉFONO: +34 983 548 102 - FAX: +34 983 548 024 - e-mail: editorial@lacalesa.es


© 2012 Editorial La Calesa www.lacalesa.es