Aprendo con La Calesa

Especialistas en materiales de refuerzo educativo

LA MONSERGA DE LAS LLEVADAS

            Todos los maestros y maestras saben de qué hablamos cuando decimos “llevadas”. No es, desde luego, una complicación menor. En 2º de Primaria, el aprendizaje de la resta con llevadas se constituye en el obstáculo del año. No se puede pensar el cálculo tradicional sin llevadas. Y sin embargo se trata de algo completamente prescindible y, lo que todavía es más cierto, absolutamente irreal. Las llevadas existen tanto como los reyes magos.

             Las llevadas son una exigencia del formato de las operaciones tradicionales. Como solo se puede poner una cifra por columna, si el resultado del cálculo supone más de una la otra se ha de llevar a la columna siguiente. Claro que sí. Ahora bien, si el formato es otro todo lo de las llevadas puede dejar de tener relevancia. Despachemos antes una cuestión: ¿existen las llevadas? Pues no. Lo explicamos a continuación.

             Hay en el patio del colegio 128 niños. Entran tres más. ¿Hay llevada? Claro que sí, dirán algunos: 8 y 3 son 11, y me llevo una. ¿Y eso que tiene que ver con el patio y los niños? ¿No siguen estos exactamente igual? El modelo tiene que ver más con la recta numérica, en la que se cuentan tres lugares a la derecha, que con transformaciones de unidades menores en mayores. Otro caso. Vamos en nuestro coche y hemos recorrido 38 kilómetros. Circulamos tres kilómetros más y hemos llegado al 41. ¿Cuándo nos hemos llevado nada? ¿Qué diferencia ha habido entre la llegada al kilómetro 39 y la que se ha producido al llegar al kilómetro 40? Absolutamente ninguna. Cuando, cumpliendo años, he traspasado las ya demasiadas decenas que he cumplido, no he notado nada especial. ¡Y claro que me hubiera gustado, al superar la barrera de los 40, los 50 o los 60, haberme llevado algún año! Pero no me dejaron.

             A veces me dicen que hago trampa con los ejemplos. Que utilice el caso del dinero, a ver si entonces hay o no hay llevadas. Hagámoslo así. Tengo 98 euros. Exactamente, 9 billetes de 10 euros y 8 euros en monedas de un euro. Viene alguien y me da 3. ¿Piensan ustedes que cuando recibo los tres euros se me van dos con el dinero que tenía, se convierte todo ello en cuatro billetes de cien euros y que me quedo con el euro en el lugar de las unidades? No. Sigo con nueve billetes de diez euros (nueve decenas) y once unidades o monedas de un euro. Olvídense. No le den más vueltas. Las llevadas son un artificio ligado a un formato, pero no tienen que ver con la realidad. Colaboran a que las tareas aritméticas se conviertan en algo lejano y ajeno a las experiencias diarias.

             El cálculo ABN, el que preconizamos, ha dejado atrás esa vieja cuestión. Los niños operan con números en lugar de con cifras, y se mueven por el universo numérico con toda soltura. Observen este niño de 1º cómo resuelve la suma y qué explicación da. http://www.youtube.com/watch?v=uWUg2vnEmCo&feature=player_embedded

             Finalmente, observen un nuevo vídeo. Se trata de un niño de 3º. Es ya un experto, y no necesita pasos intermedios para hallar el resultado. ¿Lo hace así bien? Pues sí, muy bien. Naturalmente, no hay llevadas. ¿Cómo va a haberlas si suma de izquierda a derecha?

http://www.youtube.com/watch?v=CX81VoexBBI&feature=player_embedded

Jaime Martínez Montero
Inspector de Educación

Esta entrada ha sido publicada en Competencia matemática. Permalink.| Fecha por Jaime Martínez Montero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

También puedes seguirnos en:
Twitter Facebook Flickr Youtube
Suscríbrete a nuestro RSS

EDITORIAL LA CALESA, PTB, Juan de Herrera, 26 - 47151 BOECILLO - Valladolid - España * TELÉFONO: +34 983 548 102 - FAX: +34 983 548 024 - e-mail: editorial@lacalesa.es


© 2012 Editorial La Calesa www.lacalesa.es