Aprendo con La Calesa

Especialistas en materiales de refuerzo educativo

Sobre la enseñanza y aprendizaje del vocabulario (IV.b)

La lectura en voz alta a no lectores y a lectores independientes

Además de la exposición a un lenguaje oral elaborado y rico, la adquisición del vocabulario se beneficia de un excelente medio: la lectura oral dirigida a no lectores y prelectores.

La lectura en voz alta a los alumnos no solo sirve para introducirlos en el mundo de la lectura, construir el conocimiento del mundo circundante, familiarizarse con la estructura del texto, con los elementos del texto escrito, sino también para aprender vocabulario.

 

 

Este tipo de lectura es muy recomendable en sus dos posibles versiones: la que hacen los padres y la que tiene lugar en el aula. En ambos casos se trata de una lectura compartida en la que el lector hace pausas, pregunta, anima a pensar y ayuda a entender los vocablos del texto. Es normal que los libros que se suelen leer a los niños no lectores se les lean varias veces, concentren su atención sobre un pequeño número de vocablos cuidadosamente seleccionados por sus autores (M.Graves, 2009). En algunas versiones (de las que ofrece una interesante información el práctico  libro de Beck, McKeown y Kucan Bringing Words to Life) se seleccionan 3 vocablos de cada libro de las diferentes series elegidas para preescolar, 1º y 2º de primaria sobre los que se trabaja sistemáticamente a lo largo de cada uno de estos tres cursos a través de variados ejercicios.

Los libros de imágenes permiten un tipo de lectura oral apropiado para los alumnos de principio de la educación infantil y ayudan a enriquecer el vocabulario.

La lectura oral a los prelectores ha sido objeto de amplia investigación empírica (Cunningham, 2005) que ha intentado conocer cómo influye este tipo de lectura en el desarrollo del lenguaje y en la adquisición del vocabulario. Whitehurst et al. (1988) estudiaron el efecto de un programa de lectura de libros de imágenes realizada por padres durante un mes producía en el desarrollo del lenguaje de sus hijos de entre 21 y 35 meses de edad. Los padres fueron divididos en dos grupos: el grupo control estaba formado por padres que fueron informados del valor de la lectura oral a sus hijos, y fueron entrenados en la grabación en audio de sus sesiones de lectura tres o cuatro veces a la semana. El otro grupo (experimental) de padres recibió esta misma información e instrucciones, pero, además, ayuda sobre cómo llevar a cabo las sesiones de lectura y los ejercicios a desarrollar (durante dos sesiones de 30 minutos). Al final se evaluó el vocabulario y las habilidades expresivas de los niños. Los niños del grupo experimental obtuvieron resultados superiores estadísticamente significativos en lenguaje expresivo (pero no receptivo); sus frases eran más largas y más frecuentes y eran menos frecuentes las expresiones de solo una palabra.

Otro dato importante que ha aportado la investigación: una simple lectura en voz alta puede ser suficiente para el desarrollo del vocabulario receptivo; son necesarias, en cambio, muchas exposiciones para el desarrollo del vocabulario  expresivo. Igualmente, la participación activa en la lectura es un prerrequisito para este mismo vocabulario expresivo.

La lectura en voz alta no solo favorece el aprendizaje del vocabulario de los lectores incipientes y no lectores; también lo hace con alumnos capaces de leer independientemente y especialmente con alumnos con dificultades de aprendizaje. La lectura comentada y la lectura compartida son modalidades lectoras relacionadas con la lectura oral que también contribuyen al crecimiento del vocabulario de los estudiantes.

BIBLIOGRAFÍA

Beck, I.L., McKeown, M.G., y L. Kucan. (2002). Bringing Words to Life. Robust Vocabulary Instruction. The Guilford Press.

Cunningham, A. E. (2005). Vocabulary Growth through Independent Reading and Reading Aloud to Children. En  E.H.Hiebert y M.L. Kamil  op. cit.

Graves, M.F. (2009). Teaching Individual Words. Teachers College Press and International Reading Association.

Whitehurst, G.J., Falco, F.L., Lonigan, C.J., Fischel, J.E., DeBaryshe, B.D., Valdez-Menchaca, M.C. y Caulfield, M. (1988). Accelerating language development through picture book reading. Developmental Psychology, 24(4), 552-559.

 

Jesús Pérez González

Esta entrada ha sido publicada en Ideas, Ideas y etiquetada , , , . Permalink.| Fecha por Jesús Pérez González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

También puedes seguirnos en:
Twitter Facebook Flickr Youtube
Suscríbrete a nuestro RSS

EDITORIAL LA CALESA, PTB, Juan de Herrera, 26 - 47151 BOECILLO - Valladolid - España * TELÉFONO: +34 983 548 102 - FAX: +34 983 548 024 - e-mail: editorial@lacalesa.es


© 2012 Editorial La Calesa www.lacalesa.es